viernes, 19 de febrero de 2010

Sistema digestivo, muscular, circulatorio, respiratorio y excretor.

SISTEMA DIGESTIVO.
Parece ser que las mandíbulas de los tiburones primitivos derivaron de una modificación del primer arco branquial y poseían poco movimiento. Probablemente fueron predadores pelágicos activos, pero sus largas mandíbulas y puntiagudos dientes estaban más adaptados para agarrar y desgarrar a sus presas que para cortar o serrar como ocurre en las formas más modernas.
Posteriormente las mandíbulas se acortaron, ganando en potencia y los dientes se modificaron para cortar y aplastar (lo que les permitió alimentarse de moluscos y otros invertebrados).
El paso evolutivo más importante fue la separación de la mandíbula superior del cráneo, permitió mayor movilidad y la posibilidad de poder proyectar la mandíbula hacia fuera.
La posición ventral de las mandíbulas de los tiburones modernos resultó del acortamiento de las mismas, junto a la expansión de la nariz.
Los dientes evolucionaron a partir de las escamas placoideas, generalmente son muy numerosos y se sitúan en el borde de la boca, típicamente tienen varias cúspides cortantes, pero también pueden ser como navajas con los bordes aserrados. Están insertos en la piel de las encías, no encontrándose fijados en las mandíbulas como ocurre en los peces óseos.

SISTEMA MUSCULAR.
Básicamente tienen dos grupos de músculos: el rojo y el blanco.
En un tiburón típico, el músculo rojo se encuentra justo debajo de la piel, tienen una excelente irrigación y realiza la oxidación aeróbica; su función seria la de mantener la natación lenta de crucero.
El músculo blanco esta muy poco irrigado, funciona de manera anaeróbica y se utiliza en los rápidos y cortos sprints.
Los músculos del cuerpo y de la cola son segmentarios y sirven para producir las ondulaciones laterales del tronco y de la cola, necesarios para la natación.
En la región de las aletas pares, branquiales y de los órganos de la cabeza, hay músculos mas especializados.
Los dientes viejos son empujados hacia fuera de las encías, donde se rompen. Sirven para sujetar las presas, pero no tienen una función masticadora.
La cavidad bucal se continúa con una faringe ancha, a cuyos lados están las aberturas que conducen a las hendiduras branquiales y a los espiráculos que les permiten respirar estando inmóviles o semienterrados, después se encuentra el esófago que desemboca al estómago, (con forma de “J”) este termina en un músculo circular, la válvula pilórica, a continuación encontramos un intestino valvular recto y corto que se prolonga hasta el ano.
El intestino, que recibe secreciones del hígado y páncreas, posee un complicado repliegue que recibe el nombre de “válvula espiral” y sirve para disminuir la velocidad del paso del alimento y aumentar la superficie digestiva y de absorción del intestino.
El aceite del voluminoso hígado, constituye por término medio el 20% del peso del animal, permitiendo una importante ayuda a la flotabilidad de este grupo carente de vejiga natatoria que ha de nadar continuamente para no hundirse.

SISTEMA CIRCULATORIO.
El corazón se encuentra situado debajo de la región branquial, en un saco que es el pericardio. Está formado por un seno venoso dorsal con las paredes delgadas que va seguido de la aurícula, un ventrículo de paredes gruesas y el cono arterioso.
Toda la sangre que pasa por el corazón es pobre en oxígeno.
El sistema circulatorio tiene varios pares de arcos aórticos, aorta dorsal y ventral, sistemas porta-renal y porta-hepático.

SISTEMA RESPIRATORIO.
Las especies pelágicas nadan con la boca y las hendiduras branquiales abiertas, de modo que el agua fluye sobre las branquias.
Es las especies bentónicas el agua entra por la boca, mediante la contracción de las bolsas branquiales se expulsa a través de las hendiduras branquiales. Las branquias tienen numerosos filamentos alargados que contienen capilares por donde la sangre fluye en dirección opuesta a la corriente de agua, esta especie de “contracorriente” hace que la absorción del oxígeno y la descarga del dióxido de carbono por parte de la sangre sea más eficiente.

SISTEMA EXCRETOR.
Los únicos vertebrados que pueden retener la urea son los peces cartilaginosos. Sus branquias son impermeables a esta sustancia y los túbulos nefríticos de sus riñones son capaces de hacer regresar la urea a la sangre, de este modo pueden retener de un 2 a un 25% de cloruro y crea en la sangre, consiguiendo que ésta y los líquidos de su organismo sean ligeramente hipertónicos respecto al agua de mar.
Absorben algo de agua por las branquias y la bucofarínge, por lo que no necesitan beber. La eliminación de la orina es pequeña.